- Blog -

Episodio 62. ¿Cómo se regula tu peso? Estas teorías te lo explican

Hoy vamos a hablar de distintos modelos que intentan explicar cómo nuestro cuerpo controla el peso corporal.

Antes de nada, avisar que, aunque en ocasiones se hable de estos modelos, principalmente el set point y el setling point como certezas que explican la regulación del peso, no son teorías demostradas, y más bien son marcos conceptuales que intentan ayudarnos a entender de forma fácil los mecanismos complejos que regulan nuestro peso corporal.

Set point

El set point, punto fijo o punto de ajuste en español, es uno de los modelos más famosos que intentan explicar nuestra regulación del peso corporal.

Aquí se propone que una parte de nuestro cerebro, el hipotálamo está calibrado a un determinado porcentaje de grasa corporal. La forma de conocer la cantidad de grasa corporal que se encuentra en el cuerpo es mediante una señal enviada precisamente desde los depósitos de grasa, la hormona leptina.

Si el porcentaje de grasa aumenta, aumenta la leptina, y si disminuye, disminuyen los niveles de leptina.

De esta forma si el hipotálamo detecta cambios en los niveles de grasa pone en marcha mecanismos compensatorios como más hambre o menos gasto energético reduciendo la temperatura corporal, para de ese modo mantener el nivel de grasa al que está ajustado.

La forma de hablar de este sistema es comparándolo a un termostato.

El problema es que si esto fuera así, ¿por qué tenemos las tasas de sobrepeso y obesidad que tenemos en la actualidad? ¿El termostato se ha roto de repente?

Veamos el siguiente modelo, un poquito más completo.

Setling point

Es un modelo más dinámico que el anterior y capaz de explicar mejor la regulación del peso corporal.

Para entenderle vamos a poner un ejemplo gráfico.

Ejemplo del lago: tú tienes un lago al que le llega agua de las montañas (energía que entra) y este lago (el depósito de grasa) libera el agua a un río (energía que sale), si de las montañas cae mucha agua de forma constante el lago se llena, y al llenarse el agua saldrá con mayor fuerza equilibrando la entrada y salida de agua en ese nuevo punto.

Es decir, el lago no se llena y el agua que sale de el sigue siendo la misma que al inicio y por lo tanto sigue llenándose cada vez más. Hay un momento en el que de nuevo todo se equilibra aunque en este caso en un nivel superior de almacenamiento.

En nuestro cuerpo, si tienes una mayor afluencia de calorías habrá un aumento del tejido adiposo y de forma colateral de músculo y a su vez se producirá un aumento del gasto energético, y esto es consistente con lo que se observa en la realidad. Si ese aumento de las calorías se mantiene, tu grasa corporal se encontrará en un nuevo punto de asentamiento o setling point donde el aumento calórico y el gasto se encontrarán equilibrados.

A la inversa, una persona que se mantenía con 2.000 kcal, reduce sus calorías a 1.500, esta persona reducirá distintos compartimentos corporales pero principalmente tejido adiposo y músculo y su gasto se equiparará a esas 1.500 kcal.

¿Qué ocurre cuando (como de costumbre) tras realizar una dieta volvemos a las calorías que consumíamos antes?

Que vamos a recuperar esos tejidos que nos proporcionen un gasto calórico equivalente a esas 2.000 kcal del inicio.

Y el problema viene aquí, cuando la gente pierde peso, suele perder una gran cantidad de tejido muscular por dos motivos, no consumir suficiente proteína y no hacer ejercicios de fuerza.

Cuando de nuevo estás ganando peso porque vuelves a la dieta anterior el tejido que vas a recuperar es en gran medida tejido graso hasta que tu cuerpo equilibre ese exceso calórico y estabilice un nuevo punto de asentamiento. En este caso se gana tejido adiposo y no músculo porque la persona sigue sin hacer ejercicio de fuerza.

El resultado: más grasa y menos músculo para la misma dieta que antes.

Este modelo se acerca un poco más a la realidad que el set point, aunque tampoco es perfecto y hay pruebas que refutan este modelo. Esto lo podemos observar con el famoso experimento de Minnesota donde a personas con peso normal se les sometió a una dieta muy restringida perdiendo el 25% de su peso corporal durante 6 meses, cuando volvieron a comer sin restricciones estas personas en lugar de mantener ese peso y comer como comían y poco a poco ir ganando peso por sus propio hábitos anteriores, empezaron a comer de forma constante y en exceso manifestando un hambre voraz que duró meses.

Esto nos indica que ciertamente puede haber cierto punto de ajuste o set point más o menos fijo, al menos que nos proteja en cierto punto de la inanición. Y de la mano de este concepto vamos al siguiente modelo.

Modelo de punto de intervención dual

En este caso tenemos un híbrido entre el set point o punto fijo y el setling point o punto de asentamiento.

Aquí se propone que existe un límite superior e inferior en la regulación de nuestra masa corporal a partir de los cuales se ponen en marcha mecanismos fisiológicos potentes, y cuando nos encontramos entre esos dos límites, los mecanismos compensatorios serían más o menos débiles.

A modo de ejemplo, imagina que mis límites son 10% de grasa el inferior y 30% el superior. Yo estoy en un 15%, si bajo a un 12% la compensación fisiológica sería débil y en cierta medida es fácil que baje al 12%, pero si bajo a un 5% de grasa, se pondrán en marcha mecanismos compensatorios mucho más potentes para evitar que siga bajando y que vuelva lo antes posible a un rango seguro. En las mujeres es muy evidente con la amenorrea, pero a parte de eso se producirá un hambre excesiva, agotamiento y bajada de la temperatura corporal para reducir tu gasto calórico.

Este modelo dice que el límite puede encontrarse más limitado por debajo o por arriba atendiendo a factores individuales, de esta forma una persona puede engordar con mucha facilidad y a otra le cuesta mucho engordar pero pierde peso rápidamente.

Con este modelo se puede explicar cómo personas en entornos comunes y siguiendo dietas parecidas tienen diferentes tendencias en la regulación de su peso corporal.

Punto de ajuste hedónico y homeostático

(Para profundizar entra en este estudio)

En este caso se defiende un punto de ajuste llamado metabólico, que sería similar al set point. El cuerpo busca defender un peso o porcentaje determinado poniendo en marcha mecanismos fisiológicos compensatorios. Cuando estos mecanismos no funcionan bien como puede ser en el hipotiroidismo se produciría lo que denominan “obesidad metabólica”.

Pero aquí se añade otro tipo de obesidad, la “obesidad hedónica”, esta sería la consecuencia de la introducción de alimentos que sobreestimulan nuestro sistema de recompensa. En la actualidad, según este modelo este sería el tipo de obesidad representativo donde el sistema de recompensa tiene una mayor influencia sobre la ingesta que la regulación homeostática que se encarga de controlar la ingesta energética.

Modelo general de la regulación de la ingesta

Este modelo me gusta por su practicidad. Como su propio nombre indica se basa en un modelo que explica la regulación de la ingesta, por lo que su limitación se encuentra en que no se tiene en cuenta la energía saliente.

El modelo clasifica los factores que influyen en la ingesta en dos grupos:

  • Factores compensados.
  • Factores no compensados.

Los factores compensados suelen ser fisiológicos y actúan por retroalimentación negativa, es decir, que cuanto más ingieres más señales fisiológicas van a provocar el cese de la ingesta.

Los factores no compensados suelen ser de tipo ambiental, incitan nuestra ingesta de forma constante sin ninguna retroalimentación negativa. Por ejemplo, la publicidad o la presencia constante de alimentos en nuestro entorno.

Los múltiples factores que encontramos dentro de cada grupo tienen más o menos peso en una persona de múltiples variables como la educación o la propia genética, de esta forma hay muchas combinaciones posibles que pueden explicar las diferencias individuales en la regulación de la ingesta.

Este modelo propone que no hay un punto de ajuste fijo, sino que son el conjunto de factores compensados y no compensados los que determinan tu ingesta y por lo tanto tu punto de ajuste siendo este variable. Por ejemplo, las personas casadas suelen engordar, aquí tenemos un pequeño factor que se suma a nuestra vida y modifica el nivel en el que se encuentra nuestro peso, otro factor a la inversa puede ser eliminar la publicidad de comida insana en los niños, si eliminamos ese factor los niños tienden a ingerir menos de esos alimentos.

Si tu vida está repleta de factores no compensados que aumenten tu ingesta lo más probable es que aumentes de peso.

Si por el contrario, tu vida es mas o menos estable tanto fisiológicamente como en tu entorno el punto de ajuste se mantendrá también estable, pero de partida sabemos que la fisiología no es estable y por ejemplo tendemos a perder masa muscular con la edad lo que contribuiría a la ganancia de grasa.

Ideas principales

Hemos hablado de 5 modelos que explican nuestra regulación del peso corporal, vamos a comentar la idea principal de cada uno.

  • Set point que indica que en nuestro cerebro se establece un peso o un porcentaje de grasa concreto que intenta defender.
  • Setling point, que va un poco más allá y hace referencia a que ese punto de ajuste se puede estabilizar a distintos niveles. Si ingieres más calorías aumentarás de peso hasta que tu gasto se equipare a ese nuevo nivel de ingesta calórica.
  • Modelo de punto de intervención dual, aquí se establecían límites por arriba y por abajo pudiéndonos mover con relativa facilidad entre nuestro límites que estás definidos genéticamente, pero una vez los sobrepasamos nuestra fisiología influye de forma agresiva para mantener el peso entre esos límites.
  • Punto de ajuste hedónico y homeostático. En este caso se defiende que al igual que el set point tenemos un punto de ajuste que el cuerpo intenta defender, pero por otro lado el sistema hedónico, el del placer puede superponerse de tal forma que sus señales sean más potentes e induciendo al organismo al aumento de peso.
  • Modelo general de la regulación de la ingesta, aquí hablamos de que hay 2 tipos de factores que condicionan nuestra ingesta, los compensados y los no compensados. La ingesta de alimentos provoca que los factores compensados frenen la ingesta, pero los no compensados pueden causar que ingiramos más comida, por ejemplo, comer con mucha gente, este factor provoca que comamos más.

Ningún modelo es perfecto y puede explicar al 100% cómo varía nuestro peso, pero podemos cogerlos para tener un marco de referencia general que nos ayude a comprender y a simplificar un proceso tan complejo.

En el futuro, el entendimiento de la regulación del peso corporal podrá ayudarnos a intervenir en aquellos elementos clave que nos permitan regular el peso corporal según las necesidades del individuo.

Cuéntame, ¿cuál es el modelo que más te convence a ti?

Lecturas recomendadas:

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3209643/

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/22065844/

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6039924/

DA EL PASO

¡CAMBIA DE VERDAD!